Archivos de la categoría Sobre el método

¿Por qué hablan de Montessori como la metodología educativa que cubrirá las necesidades de los niños del Siglo XXI?

La educación del futuro comenzó en el año 1900. Según las noticias actuales sobre educación, en pleno S.XXI y en plena revolución tecnológica, parece ser que la Dra. María Montessori creó una metodología educativa en el año 1900 que la humanidad consideraría como necesaria 130 años después. Una vez más, podemos hablar de María Montessori como una mujer muy adelantada a su época.

Para entender mejor esto, resulta interesante hacer un pequeño análisis de cómo, cuándo y por qué nace, en un momento determinado, el modelo educativo que en la actualidad sigue imperando mayoritariamente en las sociedades en que vivimos.

Sigue leyendo

No te engañes. Tu hijo no es más inteligente por sacar un 10 en el examen.

“Mi hija va bien en el colegio, saca ochos y nueves”. Así, de ésta explícita manera, me explicaba el otro día una madre lo bien que su hija iba en el colegio. Ésta misma frase, con variabilidad de resultados, es como los adultos catalogamos el aprendizaje escolar. Así lo hacían nuestros abuelos, nuestros padres, y lo peor de todo, así lo continuamos haciendo nosotros.

Los adultos sabemos que no es así, que la comprensión, y menos aún la inteligencia, no se identifica con un número del 1 al 10. Los adultos nos autoengañamos, y peor aún, engañamos a los niños. Pero ahí seguimos, reproduciendo modelos fracasados. Y todo, por no salir de la famosa “zona de confort”. Haciendo lo mismo de siempre, pretendemos obtener resultados diferentes. Así somos.

Sigue leyendo

La peligrosa e injusta conducta adulta de comparar a los niños

Ten siempre presente que tu hijo es un ser humano único e irrepetible. No hay más teoría, no hay nadie en el mundo como él o ella. Sobre ello, es sobre lo que la educación tiene que trabajar, entendiendo a cada ser humano como un ser único. Todo el tiempo que gastes de tu vida en comparlo con alguien, es un tiempo perdido para ti y una conducta peligrosa para el desarrollo de los niños.

Los seres humanos vivimos en una continua sensación de asfixia. La educación recibida, basada en la comparación, hace que continuamente tengamos la mente en lugares que no corresponden precisamente con el presente, con el aquí y el ahora. Desde bien pequeños, la sociedad y la escuela nos han dicho quién o quiénes eran los modelos a seguir, nos han comparado con quien para ellos eran “los mejores”, y ello ha engendrado en nosotros miedo, un miedo que nos va a acompañar el resto de nuestras vidas, pues nadie nos dijo en ningún momento que lo realmente importante éramos nosotros mismos.

“El miedo impide que la mente y la bondad florezcan. La mayoría de nosotros aprendemos por medio del miedo, el cual constituye la base esencial de la autoridad y la conformidadque exigen los padres y los gobiernos”

Jiddu Krishnamurti

Sigue leyendo

¿Por qué en Montessori sólo hay una Torre Rosa?

Comparación…

Los seres humanos vivimos en una continua sensación de asfixia. La educación recibida, basada en la comparación, hace que continuamente tengamos la mente en lugares que no corresponden precisamente con el presente, con “el aquí y el ahora”. Desde bien pequeños, la sociedad y la escuela nos han dicho quién o quiénes eran los modelos a seguir, nos han comparado con quien para ellos eran “los mejores”, y ello ha engendrado en nosotros miedo, un miedo que nos va a acompañar el resto de nuestras vidas, pues nadie nos dijo en ningún momento que lo realmente importante, por encima de todo, éramos nosotros mismos.

Sigue leyendo

El éxito interior del método Montessori

Podríamosmos decir, que supone un auténtico “quebradero de cabeza” para el adulto el intentar hacer que un proyecto Montessori funcione. Más si cabe, que un proyecto Montessori funcione en la escuela pública.

La mayoría de los adultos piensan, primeramente, en los materiales Montessori como el inicio sobre el cual sustentar cualquier proyecto educativo. Todo el mundo quiere los materiales, saber hacerlos o dónde poder comprarlos, y muy pocos conocen a ciencia cierta la realidad que debe tener un buen proyecto Montessori para que pueda llegar “a buen puerto”.

Uno de los aspectos más importantes para la formación del guía en la educación es su humanidad

María Montessori

Aquellos que hemos tenido el privilegio de poder trabajar con “colectivos desfavorecidos”, dígase por ejemplo personas con discapacidad, podríamos llegar a la conclusión de que en aquellos lugares donde no se ejerce una “presión social”, donde al sistema “no le interesa acceder para sacar rédito” y donde “te dejan trabajar”, los resultados de un buen trabajo realizado por un buen y competente equipo de profesionales con base en el amor, resulta realmente interesante para el ser humano como actor principal de una buena educación.

Sigue leyendo

6 de enero de 2017, se cumplen 110 años de la apertura de la primera “Casa dei Bambini”

El 6 de enero es una fecha muy importante en la vida de todos nosotros. Además de ser un día de mucha magia con la visita de sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, es la fecha en la que, hace ya 110 años, se inauguró en el barrio de San Lorenzo de la ciudad de Roma la primera “Casa dei Bambini”, la primera “Casa de los niños”, y comenzó así una propuesta educativa humanista que transformó el concepto de educación y que 110 años después se mantiene más vigente y necesaria que nunca.

Imagen de la inauguración de la “Casa dei Bambini”

Sigue leyendo

El gran reto de entender Montessori en una sociedad líquida

EL sociólogo Zygmunt Bauman es el autor del concepto «sociedad líquida» para definir el estado fluido y volátil de la actual sociedad, sin valores demasiado sólidos, en la que la incertidumbre por la vertiginosa rapidez de los cambios ha debilitado los vínculos humanos. Lo que antes eran nexos potentes ahora se han convertido en lazos provisionales y frágiles. Por lo tanto, entender Montessori en la sociedad en que vivimos se convierte en un auténtico reto.

Como en otros ámbitos de nuestra vida, los seres humanos nos hemos acostumbrado en demasía a la volatilidad de las cosas, a su uso y desecho en muy poco tiempo. Tal confusión, nos está llevando, en la mayoría de las ocasiones, a identificar progreso con atajo. La educación, como componente y elemento social, no se escapa de esta idea conceptual.

Sigue leyendo

¿Es elitista el Método Montessori?

Amigas y amigos,

Queremos que te unas a este interesante debate. Es, quizás, una de las grandes cuestiones que, a día de hoy, más dudas y debates acarrean sobre el método Montessori. Es hablar de esta metodología educativa, y es raro que no aparezca algún comentario refiriéndose a lo caro (económicamente) que resulta esta educación.

Sigue leyendo

¿Por qué Montessori es una educación para la paz?

El 30 de Enero se celebra el “Día escolar de la no violencia y la paz”. Resulta interesante analizar los famosos “dias de…”, intentando ver más allá de los esfuerzos que dedicamos durante dicha jornada a la celebración de tal evento. Como sociedad, hemos establecido en nuestro calendario determinados días en los que “nos acordamos” de aquellas injusticias sociales que durante el resto del año sabemos que siguen existiendo, pero que al no ser “el dia de…”, mejor dejarlo para cuando toque, y mientras tanto permanecemos inmóviles, ajenos pero consicentes, a las innumerables injusticias que afectan al ser humano. El ser humano por lo tanto, es cómplice de la destrucción del ser humano.

Sigue leyendo

¿Qué esconde el material Montessori?

Hace unos días, me encontraba con una amiga que hacía tiempo no veía. Nada más vernos, noté rápidamente como se echaba la mano al bolso, sacó el móvil y me enseño una fotografía donde se veía a su hija colocando el último cubo de la Torre Rosa. Muy ilusionada, me decía que desde hace unas semanas estaba trabajando el método Montessori “a su manera” y en casa.

Nos encontramos en un momento donde la carencia educativa de la escuela pública está llevando a mucha gente, a muchos padres y madres, a hacer un poco “la guerra por su cuenta” y ser ellos mismo quienes desde la ilusión, la preocupación y el deseo de que sus hijos tengan la mejor educación posible, estén investigando acerca de qué otro tipo de metodologías más respetuosas con el niño existen y ponerlas a cabo en su propia familia.

En este caso, el método Montessori se encuentra entre uno de los más buscados y que resultan de interés para las familias. Pero cuidado con esto, porque el método Montessori va muchísimo más allá de ser una ilusión temporal, va mucho más allá de los materiales que lo componen.

Entonces ¿Qué hay más allá del material Montessori? Entre otras cosas, conocer la importancia que tiene el proceso de normalización como eje sobre el cual se sustentará todo trabajo futuro; conocer cuáles son y qué importancia tienen elementos esenciales del método como la Mente Absorbente, los Periodos Sensitivos, las Tendencias Humanas o el proceso de Adaptación; conocer las características y el papel que tienen el triángulo formado por el Niño-Ambiente preparado-Adulto; así, como el importantísimo rol del adulto, capaz de  llevar una vida personal acorde y en consonancia con los valores y principios Montessori que, sin ir muy lejos, son valores y principios muy humanos, de nuestra relación y respeto por nuestro entorno, por nuestro prójimo, por ese compartir la vida con las personas que nos rodean.

Bajo esta metodología, bajo esta filosofía de vida, se tiene muy en cuenta estar siendo partícipes del nacimiento del hombre nuevo que será capaz de vivir en paz con el resto de los hombres y con el ambiente que nos rodea. Y ese principio, no es el niño el que “lo tiene que tener claro”, sino el adulto que lo acompaña, que es el que va a sentar las bases del trabajo para que el niño pueda convertirse en ese hombre nuevo. Esta idea, por muy filosófica y utópica que parezca, es la base sobre la que trabajan aquellos y aquellas quienes de verdad compartimos las ideas y principios de la metodología Montessori. No delegues en otras personas ni en elementos materiales tu resposabilidad como ser humano.

Es precisamente ese deseo de encontrar alternativas educativas más respetuosas con el niño, el que quizás esté siendo aprovechado por algunos para hacer del método Montessori un nombre mercantilista, capaz de aglutinar ahora mismo muchas ilusiones, muchas esperanzas, que no están siendo sinceras y las cuales no van más allá de “vender” una simple ilusión sin que detrás haya de verdad un proyecto educativo serio, sincero y comprometido, capaz de llevar a cabo y defender los principios e ideas de la Dra. Montessori.

“Por ello sostengo que cualquier reforma de la educación debe basarse en el desarrollo de la personalidad humana. El hombre mismo debería convertirse en el centro de la educación….Si se actúa según éste imperativo, el niño se nos revelará como la más grande y consoladora maravilla de la naturalez”

María Montessori. “La mente absorbente”. Pag6

Una vez aclarado este tema, sin lugar a dudas el más importante, vamos a intentar aclarar un poco más este tema de los materiales Montessori. Para ello, vamos a diferenciar, dentro de los materiales Montessori, entre materiales didácticos y materiales para el desarrollo.

Algo de material Montessori en casa, cumple perfectamente con las características de un material didáctico, es decir, un material diseñado con uno o varios objetivos que una vez entra en contacto y es trabajado por el niño cumple una función, en este caso, didáctica. La Torre Rosa, por ejemplo, cumple las funciones de un material didáctico. Pues es un material en base diez, de madera, con el que se pueden hacer construcciones, etc.

Muy diferente es la función del material Montessori en un ambiente preparado, es decir, en un aula Montessori. Porque allí, este material es considerado como un material para el desarrollo, pues se encuentra en su “hábitat natural” y ha sido diseñado para estar ahí. Un material con el que el niño trabajará en el momento adecuado. Un niño trabaja con un material Montessori hasta el momento que ya no quiere hacerlo, por muchas veces que repita, el Guía siempre lo respetará partiendo de la idea de que si trabaja con él es porque lo necesita. Siguiendo con el ejemplo anterior, la Torre Rosa se considera en este momento como un material para el desarrollo, porque se complementa con los anteriores materiales con el que el niño trabajó, le sirve para el presente y lo prepara para el futuro. Lo que se conoce como “Propósito directo” (el ahora) y “Propósito indirecto” (con vistas al futuro)

El material Montessori, por lo tanto, en un ambiente preparado se complementa perfectamente con el resto de materiales y áreas del ambiente y al igual que ocurre con el resto de materiales, es trabajado a una edad determinada, con un propósito directo e indirecto determinado y que tiene en sí una función en ese preciso momento. Por eso es tan importante no desmembrar Montessori, no fraccionarlo, porque quien hemos podido ser partícipes de un buen y serio proyecto Montessori, podemos dar fiel testimonio de que así sucede.

Lo realmente bonito e interesante de que un niño asista a un colegio Montessori, es que va a tener todo lo necesario para su desarrollo en el momento oportuno, para pasar de ser un ser humano a un hombre de su espacio y tiempo, el cual ha podido desarrollar las características de su especie con garantías, no solamente las que su mente superficial demanda que sean desarrolladas en este momento porque así lo necesita, sino además aquellas que su mente oculta, esas que durante miles de años hemos desarrollado como especie, le pide que necesita trabajar para que así pueda tener una autoconstrucción íntegra y plena.

Ojalá que tengas la oportunidad de poder acceder a un ambiente Montessori y que sea el Guía Montessori quien te explique cómo funciona el ambiente, la conexión que existe entre los materiales y por qué es tan importante llevar una vida acorde a los valores y principios que Montessori representa. Te aseguro que vas a salir impresionada-o, pues nunca antes has visto una preparación tan exhaustiva de un ambiente para satisfacer las necesidades de los niños. Ellos no son el futuro, ellos son el presente.