Archivos de la categoría Uncategorized

El gran reto de entender Montessori desde la “modernidad líquida” de Zygmunt Bauman

El gran reto de entender Montessori en una sociedad líquida y volátil…

EL sociólogo Zygmunt Bauman es el autor del concepto «sociedad líquida» para definir el estado fluido y volátil de la actual sociedad, sin valores demasiado sólidos, en la que la incertidumbre por la vertiginosa rapidez de los cambios ha debilitado los vínculos humanos. Lo que antes eran nexos potentes ahora se han convertido en lazos provisionales y frágiles. Por lo tanto, entender Montessori en la sociedad en que vivimos, se convierte en un auténtico reto para el ser humano.

Como en otros ámbitos de nuestra vida, los seres humanos nos hemos acostumbrado en demasía a la volatilidad de las cosas, a su uso y desecho en muy poco tiempo. Tal confusión, nos está llevando, en la mayoría de las ocasiones, a identificar progreso con atajo. La educación, como componente y elemento social, no se escapa de esta idea conceptual.

Hoy en día, una gran mayoría de seres humanos nos encontramos desbordados de información. Disponemos de más información que nunca, a la vez que estamos más desinformados que nunca. Hemos pasado, en unos pocos años, de obtener la información con la cabeza alta a través de la observación de la realidad, a obtener la información cabeza abajo dependientes de una “realidad virtual”. Esto supone un verdadero quebradero de cabeza para aquellos que pretendemos explicar una metodología educativa como Montessori, que necesita de un profundo entendimiento y observación de lo que es la vida real, no la virtual. Sobre esta idea es donde se sustentan teorías de querer utilizar Montessori “aunque solo sea un poquito”, hasta el punto de, en ocasiones, llamar “radicales” a aquellos que pensamos que para que se produzca un cambio real de sociedad necesitamos crear una nueva cultura con base en un nuevo paradigma educativo. El único camino posible es la educación.

Este síndrome de la impaciencia nos puede llevar por dos posibles vías: Una, por entender que Montessori es “un producto más”, el cual puedo consumir y desechar de una manera rápida e ineficiente. De ahí la equivocada idea de que Montessori son sus materiales; y dos, entender que cuando hablamos de educación, estamos hablando de sacar o extraer lo que cada uno de los seres humanos llevamos dentro, y que para eso necesitamos saber quiénes somos, de dónde venimos, y cuál es nuestro papel a desempeñar en este mundo. Necesitamos entender al ser humano no como un “producto social” con una misión a desempeñar acorde a unos principios mercantiles; sino más bien, entender a un ser humano como una especie con unas necesidades y características que tiene que desarrollar como continuación de una larga cadena evolutiva transcurrida durante millones de años.

En el mundo instantáneo en que vivimos, una apuesta por una educación como Montessori es entendida como una desventaja para un sistema educativo sustentado por la industrialización y el consumo. De tal manera que, como todo en esta vida, la elección final de girar hacia una u otra dirección, hacia una educación basada en esos principios sistémicos, o una educación basada en unos principios humanos, es y será siempre (por muchas falsas tesituras que nos queramos hacer) decisión personal de cada uno de nosotros.

Así pues, podemos decir que el método Montessori no va acorde a la teoría de lo que algunos interesados nos están haciendo creer que son las necesidades humanas de hoy en día, esa que nos habla de la “alegría de deshacerse de las cosas”, de consumirlas rápidamente y más rápidamente aún tirarlas al cubo de basura. Interiorizar y profundizar en el arte de vivir, de entender la vida, de observarla y disfrutarla, no es compatible en absoluto con la idea consumista de la acumulación de cosas, del breve goce de esas cosas.

La vida no es algo de usar y tirar; la vida es entenderla, vivirla y disfrutarla.

“En el pasado, la educación adquiría muchas formas y demostró ser capaz de ajustarse a las cambiantes circunstancias, fijándose nuevos objetivos y diseñando nuevas estrategias. Pero el cambio actual no es como los cambios del pasado. En ningún otro punto de inflexión de la historia humana la educadores debieron afrontar un desafío estrictamente comparable como el que nos presenta la divisoria de aguas contemporáneas. Sencillamente, nunca antes estuvimos en una situación semejante. Aún debemos aprender el arte de vivir en un mundo sobresaturado de información. Y también debemos aprender el aún más difícil arte de preparar a las próximas generaciones para vivir en semejante mundo “

Zygmunt Bauman en el libro editado en 2007
“Los retos de la educación en la modernidad líquida”

¿Es elitista el Método Montessori?

Amigas y amigos,

Queremos que te unas a este interesante debate. Es, quizás, una de las grandes cuestiones que, a día de hoy, más dudas y debates acarrean sobre el método Montessori. Es hablar de esta metodología educativa, y es raro que no aparezca algún comentario refiriéndose a lo caro (económicamente) que resulta esta educación.

Sigue leyendo