A la manera en que el adulto le muestra un material por primera vez al niño se le conoce como “presentación”. Esta consta de tres partes: Invitación, realización y recogida. Para llevar cabo una buena y eficiente “presentación”, es importante que el adulto tenga en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Debes preparar material que vaya acorde a las necesidades del niño en la franja de edad en que se encuentre. Recuerda que eres un agente facilitador para su aprendizaje.
  • Debes conocer muy bien el material, así como su objetivo a corto y a largo plazo, lo que en Montessori se conoce como “Propósito Directo” y “Propósito Indirecto”
  • Antes de presentar el material, revisa siempre que esté en perfecto estado y no le falte nada.
  • Siempre vamos a invitar al niño a hacer una presentación. A través de la observación, el adulto sabe el momento oportuno para presentar un material. Nos acercamos al niño y le decimos: “ven, te voy a presentar un material”.

  • El niño nos acompaña al lugar donde se encuentra el material, se lo presentamos por su nombre, lo volvemos a dejar en la estantería para que sea el niño el que lo lleve a la mesa de trabajo o a la alfombra si prefiere trabajar en el suelo.
  • Caminamos junto al niño hasta el lugar donde vamos a trabajar con el material. La mayoría de las presentaciones se hacen de forma individual.
  • Una vez allí, le pedimos por favor que coloque sus manos sobre sus piernas, pues primero realizaré yo la presentación y una vez termine de hacerlo lo podrá hacer el tantas veces como quiera.
  • Mientras el adulto realiza la presentación, mantiene contacto visual con el niño, hace los movimientos justos y necesarios, movimientos rítmicos, evitando movimientos innecesarios.
  • Mientras estamos inmersos en plena presentación, debemos tener muy claro que trabajamos con nuestras manos, no con nuestra boca. El niño visualizará lo que estamos haciendo y luego lo realizará de la manera que él lo interiorizó. Esto nos va a ofrecer muy buena información del niño.
  • Una vez terminamos de presentar el material, le decimos al niño que ahora le va a tocar a él realizarlo.
  • Mientras el niño trabaja, el adulto observa a su lado. Si el adulto observa que el niño se encuentra concentrado en la actividad que está realizando, debe aprender a retirarse sigilosamente.

“Y así debe proceder el adulto, buscando con ahínco la parte ignorada del alma del niño. Ésta es la labor en que deben colaborar todos, sin diferencia de castas, razas y naciones, pues se trata de descubrir el elemento indispensable al progreso moral de la humanidad”

María Montessori

  • El niño trabaja con el material de la manera que él lo interiorizó. No corregimos en ningún momento. Únicamente actuaremos cuando veamos que el material está siendo utilizado para fines muy diferentes para los que debe ser utilizado, que pueda romperse o que sea peligroso tanto para el como para el resto del grupo. Dejar al niño esta posibilidad, fomenta su creatividad y nos ofrece una información muy valiosa.
  • Una vez el niño no quiere trabajar más con el material, lo debe regresar al lugar donde lo retiró. Este es uno de los límites que trabajamos en el ambiente. El material se retira siempre de un lugar concreto y lo volvemos a dejar en ese lugar para poder ser utilizado por otro compañero.
  • El niño podrá trabajar con este material tantas veces como quiera durante el tiempo que quiera. Partimos de la base de que, si un niño trabaja con un material que previamente ha sido diseñado por un adulto conscientemente y atendiendo a las necesidades de desarrollo del niño, es porque su maestro interior le dice que necesita trabajar con ese material.
  • Una presentación es exitosa cuando el niño la quiere repetir.
  • Ten en cuenta que es mucho más importante el proceso que el resultado.

Este tipo de información no es tan opaca como mucha gente piensa. Montessori no es un manual que soluciones “todos los problemas” de la infancia, pero sí que son pautas interesantes a seguir. A estas, cada adulto le añadirá su “toque personal”, pero son una buena guía para valerse y guiarse por ellas. Esperamos te sean de utilidad.