El decálogo del Guía Montessori

1- Trata siempre al niño de la mejor manera posible, de tal manera que seas capaz de sacar lo mejor de él.

2- Nunca toques a un niño que no te haya invitado a hacerlo.

3- No hablarás mal de un niño en su presencia o ausencia.

4- Ayúdale en desarrollar aquello que sabes que es bueno para él y elimina inteligentemente conductas y actitudes que sepas no son buenas para el niño.

5- Crea un ambiente preparado muy rico, capaz de cubrir y satisfacer las necesidades del niño. Ayúdalo en el proceso de trabajo y comprensión de la importancia que tienen estos materiales para su desarrollo.

6- Debes estar siempre listo para atender al niño que demande tu ayuda. Escucha al niño y responde a sus necesidades.

7- Observa siempre antes de actuar. Respeta siempre el trabajo del niño y suspende cualquier acción no permisible en el ambiente y que afecte al buen funcionamiento del mismo.

8- Respeta el trabajo del niño, y considera como tal sus procesos de observación o descansos. Considera cualquier instante como momento de aprendizaje.

9- Ayuda inteligentemente a aquellos niños que sin pedírtelo directamente demandan de ti que los guíes en la consecución de una nueva actividad.

10- Respeta al niño que te dice que no quiere tomar una presentación y usa tu inteligencia y condición de adulto para saber en qué otro momento volver a acercarte a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *