Cada edad tiene lo que llamamos periodo sensible (PS). Hay que educar teniendo en cuenta esos márgenes del periodo sensible, pero sin quemar etapas o adelantar etapas que van a llegar por su propio peso. Estos PS impulsan el desarrollo mental, físico y psíquico y tienen que ver con el desarrollo psicológico del niño. Se llevan a cabo de manera natural, sin esfuerzo, son universales y aplican a todos los niños del mundo.

Son “ventanas de oportunidad” para aprender algo específico, de ahí la importancia que tienen para ser trabajados y para “no dejarlos escapar”.

Fue el científico holandés Hugo de Vries, allá por el año 1902, el primero en utilizar el término de periodos sensitivos para explicar sus estudios sobre la teoría de mutación. Este mismo término, aplicado al campo de la educación, es una aportación de la Doctora María Montessori. Periodos críticos o ventanas plásticas, son otros de los nombres con los que podrás conocer a los PS.

“Se trata de sensibilidades especiales, que se encuentran en los seres en evolución, es decir, en los estados infantiles, los cuales son pasajeros y se limitan a la adquisición de un carácter determinado. Una vez desarrollado este carácter, cesa la sensibilidad correspondiente. Cada carácter se establece con auxilio de un impulso, de una sensibilidad pasajera”

María Montessori. “El niño, el secreto de la infancia”

El cerebro no se desarrolla todo al mismo tiempo, el cerebro no se desarrolla todo por igual. Hay tiempos donde es el máximo de maduración de unas áreas frente a otras. Este aporte de la neurociencia, el educador lo debe comenzar a considerar como imprescindible en su programación educativa, pues hay que aprovechar esos tiempos, sencillamente, para enseñar mejor. Lo más importante en este sentido, quizás una de las cosas que más te preocupen y que respecta a la educación de tus hijos, es que mientras para leer no tenemos ventana plástica, para hablar sí. Y que mientras durante el desarrollo necesitamos ventanas diferentes para las diferentes funciones sensoriales como también motoras, para otras no hay ventanas plásticas, es un nuevo mundo el que tenemos para transformar la educación como herramienta fundamental para transformar nuestro mundo humano.

“Un niño aprende las cosas en los periodos sensitivos, que se podrían parangonar a un faro encendido que ilumina interiormente. Esta sensibilidad permite al niño ponerse en contacto con el mundo exterior de un modo excepcionalmente intenso”

María Montessori. “El niño. El secreto de la infancia”

Durante los PS, ciertos grupos de neuronas están más activas que otras. Esto hace que se forme la correcta red neuronal. Es por eso que el niño elige inconscientemente del ambiente lo necesario para su crecimiento y desarrollo. El niño muestra un intenso periodo de actividad intelectual que no causa fatiga y le produce una enorme alegría interior, calma y renovación para seguir trabajando incansablemente.

De ahí, que resulte fundamental el papel del adulto durante la aparición de estos PS en el niño, pues gran parte de la respuesta a dar a esa aparición, la va a tener él mediante sus propuestas educativas. En este sentido, deberá estar bien entrenado en las artes de la observación para poder observar los PS, cuando están activos, como el niño los manifiesta, etc.

En la siguiente gráfica podrás ver el recorrido de cada uno de ellos:

Aquí te presentamos las principales características de los PS más importantes:

  • Periodo Sensible del Lenguaje. Se inicia a los 7 meses de embarazo y termina a los 5 ½ a 6 años aproximadamente. Durante este periodo sensitivo el niño absorbe los aspectos de su lengua materna. Más tarde viene la fase intelectual donde absorbe la pronunciación, entonación, acento y vocabulario de su medio ambiente, así como la estructura gramatical. Trabajar “juegos de sonidos”, letras de lija, alfabeto móvil…es el proceso de conocer de una manera progresiva los diferentes sonidos que componen las diferentes palabras a las cuales hemos dado un significado.
  • Periodo Sensible al Orden. Que exista un PS al orden ¡no significa que los niños nazcan ordenados! Lo que quiere decir, es que debes aprovechar ese momento para trabajar el orden con tus hijos. El orden es un sentido interno que nos permite distinguir las relaciones entre varios objetos más que con los objetos en sí mismos. Trabajar bien este PS hoy, permitirá la construcción de la mente matemática en un futuro próximo. El niño necesita tener orden externo para crear su orden interno, y para esto es fundamental el papel del adulto
  • Periodo Sensible al Refinamiento de los Sentidos. Los sentidos son instrumentos por medio de los cuales el niño entra en contacto con su ambiente. Durante este periodo sensitivo el niño capta todo lo que está a su alrededor a través de la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato. Fundamental su trabajo en las primeras edades. De ahí, que un niño en esta franja de edad, de poco sirve que esté haciendo las típicas “fichas” si no tiene un día a día y un acercamiento real a un trabajo sensorial completo.
  • Periodo Sensible del Movimiento. El movimiento voluntario tiene un impacto en el desarrollo de la psique, básicamente porque está ligado con el desarrollo de la voluntad. El niño necesita el movimiento, si no le necesitamos moverse estamos obstaculizando el desarrollo de la voluntad. Durante este PS, los niños están interesados en ejecutar movimientos precisos, buscando llegar a la perfección, hasta dominar por completo el ejercicio. Los dos movimientos del cuerpo más íntimamente relacionados con el hombre son el de la lengua y el de las manos.

María Montessorti dedica un capítulo de su libro “El niño. El secreto de la infancia” a hablar sobre los periodos sensitivos, en el capítulo 7 y bajo el nombre “Las delicadas construcciones psíquicas. Los periodos sensitivos”

Fuentes consultadas:

Mora Teruel, F. (2013). Neuroeducación. Solo se aprende aquello que se ama. Madrid. Alianza editorial.

Forés Miravalles, A., Ligioiz, M. (2009). Descubrir la neurodidáctica: Aprender desde, en y para la vida.

Montessori, M. (1966). El niño. El secreto de la infancia. Montessori-Pierson Publishing Company