¿Por qué hablan de Montessori como la metodología educativa que cubrirá las necesidades de los niños del Siglo XXI?

La educación del futuro comenzó en el año 1900. Según las noticias actuales sobre educación, en pleno S.XXI y en plena revolución tecnológica, parece ser que la Dra. María Montessori creó una metodología educativa en el año 1900 que la humanidad consideraría como necesaria 130 años después. Una vez más, podemos hablar de María Montessori como una mujer muy adelantada a su época.

Para entender mejor esto, resulta interesante hacer un pequeño análisis de cómo, cuándo y por qué nace, en un momento determinado, el modelo educativo que en la actualidad sigue imperando mayoritariamente en las sociedades en que vivimos.

Hoy, se habla del modelo educativo actual como un modelo educativo desfasado. No porque lo digan personas porque sí, sin fundamentos, sino más bien porque hoy, tu hijo va a la escuela con la necesidad de recibir una educación muy diferente a la que recibiste tú como madre o padre; porque los tiempos han cambiado, y mucho, en la última década; y porque hoy, nuestra especie, el Homo Sapiens Sapiens, se encuentra sumida en una nueva revolución, lo cual hace que el modelo educativo que impere en las sociedades tenga que ir acorde a las necesidades de sus ciudadanos. Para que te hagas una idea de la importancia del momento actual, ten presente que la última revolución de todas las que ha experimentado nuestra especie a lo largo de su evolución, tuvo lugar hace unos 10.000 años con la llamada e interesante Revolución Agrícola. Así pues, considérate un auténtico privilegiado como ser humano, como Homo Sapiens Sapiens de poder estar viviendo tiempos tan interesantes, visto siempre desde una perspectiva histórica en la cadena evolutiva de la vida.

“Tenemos que considerar la educación desde un nuevo punto de vista. Debemos proceder con humildad, no hay que mirarnos a nosotros mismos con la autoridad de los grandes filósofos, grandes reformadores sociales que imponen la reforma de la escuela y, por ende, a la humanidad. No somos nosotros quienes debemos juzgarlo. Debemos mantenernos en la humildad y observar a la infancia, observar al niño individual, con el fin de descubrir si él mismo nos puede proporcionar una guía o nos llevan a la solución del problema”

María Montessori

El modelo educativo que sigue imperando en la actualidad, y del cual ya se habla como un modelo desfasado que ya no atiende a las necesidades del niño del S.XXI, sienta sus bases en la época del Despotismo Ilustrado y, pocos años más tarde, en plena Revolución Industrial, hace ya unos 250 años de esto. Dicho modelo, definitivamente ha llegado a su fin, dado que las necesidades de los niños de hoy ya no son las de pertenecer a una cadena de montaje, fin último para el cual utilizaban la educación los reconocidos empresarios J.P. Morgan, John Ford o Rockefeller, los cuales necesitaban de un perfil de ciudadano únicamente capaz de realizar una tarea determinada en un punto determinado de su cadena de montaje; y tampoco, la educación de hoy se concibe como un mero instrumento mediante el cual tener “controlado” al pueblo, que fue lo que entendieron aquellos déspotas ilustrados y que ellos mismos lo afirmaron con su famoso lema de “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Resumiendo, podríamos decir que tu hijo ya no recibe educación para pertenecer a una cadena de montaje o hacer una tarea mecánica. Tu hijo, en los tiempos que corren, necesita ir a la escuela y que saquen de él su máximo potencial, pues, entre otras cosas, tu hijo va a tener muy probablemente un trabajo en el futuro el cual, a día de hoy, todavía no se ha inventado; o va a tener que utilizar la creatividad como una capacidad importantísima en su vida; o va a tener que ser independiente en la búsqueda de información, pues tendrá que “ganarse la vida” por iniciativa propia. El papel de individuo “que se deja llevar” o que hace simplemente “lo que otros le dicen que haga”, ya no interesa como perfil profesional en la actualidad.

La organización WISE (la Cumbre Mundial por la Innovación en Educación, en sus siglas en inglés), considera actualmente que el principal desafío al que se enfrentan los sistemas educativos en diferentes países del mundo es la calidad de los profesores, según la encuesta “La escuela en 2030”, en la que han participado 1.550 profesores, estudiantes y responsables políticos en materia de educación. Este documento, esboza cómo será la educación en 2030 y señala que los conocimientos académicos ya no serán tan importantes y se valorarán muchas más habilidades personales como la empatía o la toma de decisiones. El rol del profesor ya no será el de transmitir sus conocimientos al alumno, sino el de actuar como guía para que el propio estudiante construya los contenidos a partir de diferentes fuentes, y los métodos de enseñanza tendrán como base la creatividad. Personalmente, echo en falta que la organización WISE no hable del papel fundamental a desarrollar en las escuelas que tenga que ver más allá del desarrollo y éxito académico, entendiendo, que un ser humano necesita que la escuela llegue más allá del ámbito académico, atendiendo las necesidades personales que como seres humanos íntegros tenemos cada uno de nosotros, pues somos seres humanos únicos e irrepetibles.

“La base de la reforma de la educación y la sociedad, que es una necesidad de nuestro tiempo, debe basarse en el estudio científico del Hombre, lo Desconocido

María Montessori

Quien ya haya tenido un acercamiento a Montessori, se dará cuentas que las características anteriormente citadas (profesor Guía, toma de decisiones, creatividad…) se trabajan día a día en aquellos centros educativos que trabajan con el método Montessori. Las características anteriormente citadas, responden a las principales líneas pedagógicas sobre las que se sustenta dicha metodología. No son características que nos hemos inventado nosotros, sino que extraídas de dicho documento elaborado por estudiantes y profesores.

Curioso, afirmo, dado que hay metodologías educativas como el método Montessori que llevan trabajando en esas necesidades desde el año 1900. Hoy, más que nunca, la humanidad necesita acercarse de una manera comprometida y rigurosa al método Montessori, la metodología educativa que cubrirá las necesidades del niño del S.XXI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *