En pocos días comenzarán a «abrirse las puertas de las escuelas» para que los adultos puedan acceder a ellas y así valorar las «mejores opciones» sobre cuál es el mejor centro educativo para sus hijos.

No me digan que no resulta curioso que sean los adultos los que decidan cuál es la mejor opción educativa para sus hijos en un momento en el que, curiosamente, no hay niños. Es un ejemplo más que claro del «lío mental» que muchos adultos tienen cuando algo tan importante como la educación está por medio.

Muchas escuelas se toman estos días como fieles representantes de la sociedad en que viven y de la sociedad que quieren representar. Pura competitividad entre unas y otras, con la misión de ver cuál de ellas consigue ser «más cautivadora» y al final consigue conquistar al adulto en vez de al niño. Curioso.

La mayoría de las escuelas aprovecharán estos días para ponerse «de punta en blanco» y mostrar a sus invitados «su mejor producto». Hay escuelas que van muchos más allá e invitan a alumnos a que «hagan de modelos» imitando lo que sería «un día cualquiera» en la escuela. Estos últimos, aleccionados, sonrientes y «ipad en mano», acatarán órdenes previamente establecidas por los adultos como, efectivamente, «un día cualquiera», no vaya a ser que puedan dar alguna muestra de que en algunas escuelas «no se lo pasan tan bien». Sobre esto último, valoren quizás que cuando alguien les está mostrando «como debería ser» quizás no les esté mostrando «lo que es». Ustedes mismos.

Pero esto parece que año a año va a más. Adultos que en su día no siquiera imaginaron «aprender ipad en mano», hoy son interesadamente cautivados por algunas escuelas cuando les ponen delante de sus ojos «tan interesante caramelo». Déjense engañar señores adultos. Vayan y participen de este «supermercado» de las escuelas; déjense atraer por todos los recursos que las escuelas les enseñarán para que su hijo aprenda «más y mejor». Participen de este «show» educativo en el que, curiosamente, nunca verán a un adulto hacer de maestro ni a un niño hacer de niño.

Es muy importante que recuerdes que gran parte de las cosas con las que te «van a intentar conquistar» durante estas jornadas de puertas abiertas están basadas en el conocimiento, que ese conocimiento, en gran parte, está hoy ya condensado en máquinas llamadas ordenadores. Por lo tanto, la educación de tus hijos, hoy, comienza a fundamentarse en algo diferente, en algo que ya «no se explican en los libros». El ser humano no puede «competir» con máquinas, es absurdo, siempre «nos ganarán». Tenemos otras «armas» muy poderosas que son las que debemos comenzar a trabajar razonable y responsablemente.

El ser humano debe empezar a cimentar hoy los pilares de la nueva educación. Sin duda alguna, le tecnología ocupará un papel muy importante en esta nueva era. Pero aquí nos referimos a «otra cosa». Hablamos de la educación que diferenciará a los seres humanos de las máquinas; hablamos de valores, de libertad de pensamiento o de cuidar al prójimo a través de un trabajo en equipo. En estas jornadas de puertas abiertas, valora al centro que entre tanto «ipad» y aprendizaje «a través de máquinas» sea capaz de hablarte de los aspectos humanos de la vida.