Un día en una escuela Montessori…

Es una duda o curiosidad que mucha gente tiene. Cuando le comentas o le hablas de que has estado visitando una escuela Montessori, o más general, cuando te preguntan qué es eso del Método Montessori, a muchos/as les trae curiosidad cómo es un día cualquiera.

No es que lo que vayamos a contar aquí sea una rutina común en un centro Montessori, no todas son iguales. Pero esta rutina es la que se lleva cabo en un Colegio Montessori.

Lo que aquí vamos a añadir es una rutina. Es muy dificil reflejar en palabras lo que es un proyecto educativo Montessori, los tiempos, el ritmo, el respeto hacia el niño, el papel del Guía y del Asistente,…Todo eso hay que vivirlo para de verdad para poder sentir Montessori, su filosofía y todo lo que ello conlleva.

09:00 hrs. Es la hora a la que los niños comienzan a llegar al colegio. Dejan las pertenencias que traen de casa en un lugar habilitado para ello a la entrada del colegio, y en ese mismo lugar, se cambian de calzado y se ponen uno más cómodo para entrar al ambiente preparado (que es como en Montessori se le llama a lo que sería la clase o aula)

09:00-12:30 hrs. Los alumnos han ido accediendo al ambiente preparado poco a poco. La Guía los ha ido recibiendo y con un saludo personal y dirigiéndose a ellos con amabilidad, les pregunta como se encuentran hoy, que tal la tarde de ayer…y tiene un primer contacto con los niños.

Seguido a esto, los niños comienzan a trabajar libremente. Unos decidirán realizar presentaciones; Otros leer un libro en el rincón de lectura; Otros conversarán entre ellos, siempre respetando a los compañeros que trabajan; Otros decidirán observar a compañeros que ya trabajan; Otros pedirán a la Guía que les presenten un nuevo material,….Y de esta manera, se irán dando numerosas situaciones pero siempre desde la libertad, la independencia, el respeto a los niños.

12:30-13:15. Los niños disfrutarán de este tiempo para salir al patio. Un espacio en el exterior donde haya algunos materiales donde los niños puedan jugar sin peligro y de una forma libre. Sin exceso de material extra, para que trabajen la imaginación.

Tenemos que recordar que el juego y todos los aspectos que lo componen son el principal trabajo del niño a estas edades. Aquí, la asistente y la Guía observarán e intervendrán cuando surjan conflictos o algún que otro contratiempo, intentando en todo momento solucionarlos teniendo en cuenta al niño como principal protagonista del mismo.

13:15-14:30. Será el tiempo de la comida. En el ambiente preparado, la clase se dividirá en dos grupos. Mientras un grupo prepara todo lo necesario para la comida (prepara mesas, pone cubiertos,…), el otro grupo realiza una actividad dirigida por la Guía (juego cantando, cuenta un cuento,…). Estos grupos se irán intercambiando durante la semana para que todos realicen todas las actividades.

14:30-15:15. Los alumnos vuelven a disfrutar de un tiempo de patio tal y como lo han hecho antes de comer.

15:15-17:00. Los alumnos regresan de nuevo al ambiente preparado para seguir trabajando en el mismo. La Guía aprovecha e introduce actividades complementarias o extras dada la franja horaria en la que se encuentra. Quien quiere trabajar con el material así lo hace y quien quiere participar de estas actividades así lo hace.

17:00. Es la hora de regresar a casa. Aquellos niños que no hayan terminado con la presentación que estaban realizando pueden dejarla y reiniciarla al día siguiente cuando regresen al ambiente preparado. Los niños irán al lugar donde cuando llegaron dejaron sus pertenencias y se cambiaron de calzado para retomarlo todo. La Guía los irá despidiendo a cada uno con amabilidad deseándoles que tengan un buen día.

Independiencia, libertad (que no libertinaje), autoconstrucción, responsabilidad, autonomía, movimiento, desarrollo personal, orden, comunicación, juego, …Son algunos de las muchas características que los niños trabajan a diario en un ambiente Montessori. Vivirlo es una pasada. Es muy dificil explicar en palabras lo que ahí sucede. Eso sí, hay que creer en ello y creer por parte del adulto en que el niño ya viene con una serie de potencialidades que tiene que desarrollar por sí mismo y para ello cuenta con la ayuda de un adulto y un ambiente preparado. Ahí es donde de verdad radica el éxito o fracaso de un proyecto de estas características.

Y aquí lo puedes ver: https://www.youtube.com/watch?v=09Y-huCMjIc

Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *