Un proyecto Montessori en la Escuela Pública contada por los propios docentes.

Durante el pasado curso 2016/2017, tuve la gran suerte de ser invitado a formar parte de un viaje emocionante, algo impensable hace unos años, pero que hoy ha resultado ser una aventura realmente bonita. El CEIP “Ricardo Codorníu” de Alhama de Murcia (Murcia-España), tras una puesta en común y muy decidida de equipo directivo, equipo docente y AMPA, decidieron acercarse a conocer el método Montessori. Para ello, se elaboró un proyecto que englobaba tanto horas de formación como horas de puesta en práctica, debate y realización de materiales por parte del equipo docente. Además, se destinó y equipó un aula del colegio con material Montessori. Este material Montessori ha sido posible gracias a la creencia que el AMPA del colegio ha tenido en todo momento en este proyecto.

Como sois muchos los que preguntáis cómo, quién y dónde hay alguna escuela pública que esté poniendo en práctica los principios pedagógicos del método Montessori, así como trabajando con sus materiales, les pedí, al final del proyecto, que fueran ellos mismos, las maestras y maestros que han participado del proyecto, los que escribieran “de su puño y letra” unas líneas en las cuales te contaran aquellas cosas que, bajo el punto de vista de cada uno de ellos, deberías conocer si tanto tú como tu centro educativo está detrás de hacer un proyecto parecido. El resultado es el siguiente:

“El viaje empieza algo complicado y lleno de dudas, pero cuando el equipo es fuerte y se apoya mutuamente, las dudas son más fáciles de resolver. Es necesario tener un equipo directivo que “tire del carro” y esté dispuesto a invertir tiempo y dinero. Pero también es necesario un equipo de docentes que crea en lo que va a hacer y que dedique mucho tiempo y esfuerzo, no solo en formarse, sino también en cambiar la forma de ver la educación.

Personalmente me ha aportado una visión diferente de lo que es la educación, haciendo que todo el equipo reme en la misma dirección y que queramos hacer algo diferente con los niños.

En mi práctica diaria me ha hecho comprender que los dueños del aprendizaje son los niños y no los maestros”

———————————————————————–

“Cuando inicié la “aventura Montessori” pensé que era imposible llevar a cabo esta metodología en una escuela pública. Ahora, tengo claro que, gracias al apoyo del equipo directivo del colegio, al AMPA, y a un equipo docente muy unido de infantil, ha sido posible y ya estamos en buen camino”

 

“Desde mi humilde opinión quiero compartir con vosotras algunos consejos:

  • Abre la mente, recibe los nuevos desafíos como oportunidades y hallarás nuevas respuestas.
  • Primordialmente debemos mirar a los niños con ojos de niños, ponernos en su piel y reflexionar sobre qué quieren, qué les gusta, en qué piensan, cómo aprenden, etc., más que en cambiar una y otra vez nuestra forma de enseñar.
  • Hay que cambiar la filosofía de la escuela desde su nombre y posesión. Ahora son centros de enseñanza y pertenecen a un claustro, pero deberían ser centros de aprendizaje y pertenecer en todos los sentidos a los niños.
  • La clave no está en los materiales, sino en la confianza que vamos a depositar en el niño para que utilice esos materiales. Si sientes miedo porque el niño pueda romper una jarra de cristal, aún no estás preparada para dar ese salto.
  • Es necesario observar sin juzgar, no etiquetar al niño ni hacer juicios de valor, ya que si lo hacemos así, será lo que nosotros hemos pronosticado, en vez de lo que el niño sueña.
  • Hay que volcarse emocionalmente con el alumnado, preocuparse por su estado, ofrecer sonrisas sinceras y abrazos profundos y escuchar con atención plena y comprensión de lo mucho que tienen por decir.

Sin querer extenderme más, decirte que no estás sola, que hay muchos maestros y maestras promoviendo un cambio profundo de nuestras escuelas para cambiar la sociedad. Queremos un mundo que se base en el respeto, la confianza, el cariño, el diálogo, y por qué no, la ciencia. Todas estas herramientas son las que debemos utilizar para guiar a nuestros alumnos en la construcción de su futuro”

 

“Yo pienso que lo primero que hay que tener claro es que debemos respetar al niño en el desarrollo de todos sus ámbitos y saber lo que necesita en cada periodo. Para ello, hay que tener un conocimiento profundo sobre el niño y luego ver qué acciones, estrategias, técnicas o metodologías respetan ese desarrollo.

Entonces veremos que el actual paradigma educativo no lo respeta, no funciona y hay que cambiarlo con conocimientos, entendiendo las necesidades del alumno y contando con un equipo educativo que reme en esa dirección. Si no contamos con ello, hay que dejar la puerta del aula abierta para que compañeros conozcan lo que se puede hacer, porque nunca lo han visto o imaginado, y seguro que todo empieza a cambiar”

————————————————————————-

“Ha sido una experiencia muy positiva para mis alumnos y para mí. Espero que durante los próximos cursos sigamos formándonos y perfeccionando esta metodología, la cual se ha podido iniciar gracias a que somos un equipo de infantil estable y con muchas inquietudes, pero sobre todo porque el equipo directivo de la escuela, el AMPA y las familias nos han apoyado”

————————————————————————

“Está claro que, para llevar a cabo un proyecto como éste, tanto el equipo directivo como el equipo docente que lo vaya a poner en práctica deben estar de acuerdo. El equipo directivo, sobre todo, por el aporte económico que debe realizar; y los docentes, por el cambio que supone en muchos aspectos metodológicos, ya que no solamente es el montaje de un aula, sino que esto va rodeado de otras muchas cosas y también, porque entre unos y otros, se pueden ir resolviendo dudas y apoyarse en ciertos momentos. Es una experiencia que merece mucho la pena, sobre todo cuando ves la respuesta de los niños”

—————————————————————————

“Creo que para enrolarse en una aventura como la nuestra, es imprescindible que el equipo educativo esté unido, al 100%. Por otro lado, también es necesario y muy importante que el equipo directivo anime y apoye la realización de estos cambios, además de hacer una importante inversión económica para poder comprar los materiales necesarios para poder montar el ambiente Montessori”

—————————————————————————

“En primer lugar, para poder implantar educación Montessori en un colegio público es necesario tener un equipo directivo que esté totalmente de acuerdo con el cambio, además de hacer una significativa inversión económica.

En segundo lugar, el profesorado de infantil debe ser definitivo en el centro, para que así el proyecto tenga una continuidad y que todos, por supuesto, tengan ganas e ilusión de cambiar las cosas.

Pero, sobre todo, y hablo ya de forma personal, creo que es fundamental sentir algo dentro de ti que te haga vibrar y despertar. Es una sensación de alegría, entusiasmo, convicción, anhelo…Un cúmulo de sentimientos encontrados que hacen que quieras aprender más y más. Es un momento de cambio, muy necesario en nuestros días, donde la sociedad en sí te lo demanda y los niños, que son los verdaderos protagonistas y artífices de nuestro trabajo, lo están “pidiendo a gritos”.

Si dispones de un gran equipo, unido y dispuesto a trabajar al unísono, es idóneo, por lo menos intentarlo. Las cosas, con ganas y entusiasmo siempre salen adelante”

—————————————————————————

“En la medida que vas viendo, con las demostraciones, las posibilidades que ofrece eñl método Montessori, más ganas e ilusión se despiertan para formar parte de un proyecto así. Pero claro, hasta aquí no se requiere ningún compromiso ni esfuerzo.

Cuando empiezas a pensar como lo aplicarías en el aula, vas viendo toda la maquinaria que hay detrás: elaboración y compra de materiales, organización de un espacio, sistematizar y secuenciar actividades con mucho detalle y coherencia entre ellas, formación, etc. ¡Es abrumador!

Creo que es necesario compromiso personal junto con el compromiso de un grupo de personas que miren hacia el mismo camino, la constancia, el respaldo económico y, por supuesto, muchísima ilusión”

——————————————————————————

“No conocía nada del método Montessori. De hecho, no había oído hablar de ello. Vengo de educación secundaria y allí todo es muy diferente.

Para que esta metodología se implante con éxito en un centro educativo, debe haber un equipo directivo que favorezca tanto la formación de los docentes como los gastos a los que hay que hacer frente. Debe existir coordinación entre docentes y equipo directivo, ganas de aprender y de implicarse en nuevas metodologías. Además, es necesario que las personas que formen parte de este proyecto tengan ganas de trabajar, ya que supone una gran responsabilidad y horas de formación”

El proyecto continúa su andadura para el curso 2017-2018…Te iremos contando…

Una respuesta a “Un proyecto Montessori en la Escuela Pública contada por los propios docentes.

  1. Buenas tardes. Soy Laura de Argentina y me interesa comunicarme con las personas que han formado parte de este peregrinos porque quiero realizar algo similar en mi país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *